articulos de bebes navegacion
 
 
vestidos infantiles
Recomendar Compartir
 

Vestidos infantiles

Si tenemos que hablar a cerca de los vestidos infantiles, en primer lugar, tendremos que diferenciar los vestidos para fiestas infantiles, para bodas, o para la situación, o actividad que amerite.

Todas y todos, sabemos cómo un vestido es amado o rechazado por las niñas, sobre todo para las que ya han cumplido más de ocho años, porque en ellos ven manifestada su femineidad y el realce de sus cuerpos gráciles. Así que, si lo que estamos buscando son vestidos para niñas, tendremos que saber cuál es el que mejor les sienta.


¿Por qué elegirlos?

Otras son las características importantes a la hora de elegir este tipo de vestidos, por ejemplo para la temporada que los necesitamos, los colores, el estilo, y el largo, para ello están las revistas de moda infantil, que en sus páginas muestran bellas modelitos que lucen esos preciosos vestidos de variados colores para toda ocasión, por ejemplo para llevar los anillos para boda de hermanas mayores, o tías. Las imágenes que vemos en ellas, tienen por finalidad vender, como así también las imágenes que vemos en Internet, que en sus miles de sitios las muestran para que podamos elegir los que necesitamos o bien para confeccionar el que más nos agradó. Es cierto que los vestidos infantiles, de verano son sencillamente hermosos, porque es la época del año en la que mejor lucen ellos, pero no quiere decir que los de invierno no sean graciosos. Para las bebes de menos de un año hasta los dos o tres años, los vestidos infantiles, tienen características específicas, ser los más graciosos de todos, porque tienen canesú, puntillas de diversos colores, volados, nido de abeja y moños de rasos, que hacen que estos vestiditos sean de lo más agradables, y que queden perfectos a las bebes, sobre todo las telas de verano, muy livianas, que en muchas oportunidades, se presentan con las bombachas al tono, o de la misma tela que el vestido, un detalle completamente amoroso.

Muchas veces, para las madres, tías, hermanas mayores, se les hace difícil, conseguir vestidos infantiles que concuerden con los gustos, o con las ocasiones, pero lo que se puede hacer en este sentido, es mirar en Internet que son muchas las páginas que los tienen, para que no solamente los vean, sino para copiar las confecciones y hacerlos, o mandarlos a hacer por las modistas. En este caso, es importante contar con los patrones para copiar el molde y traspasarlos a las telas, para cocerlos más tarde. Las revistas de moda para niñas, siempre traen consigo los moldes y patrones que de manera más sencilla, las madres y modistas pueden confeccionar el vestido de sus sueños, para una fiesta o para diferentes ocasiones, como paseos, eventos como los de una graduación, o bodas, y cumpleaños de quince.


¿Dónde comprarlos?

Hay marcas importantes en el mercado de ropa para niñas, que tienen una amplia colección de vestidos para fiestas de determinados diseños para las más coquetas, con los colores de la temporada y las texturas de las telas para cada específico momento. Y que son por lo general, los vestidos elegidos por las más chicas, eso sí los precios muchas veces no son de amigos, y es allí, cuando debemos recurrir a las modistas a que nos confeccionen los vestidos a partir de ese patrón, que si las telas son de muy buena calidad, puede quedar tanto, o más bonitos que estos. Y así de esta forma habremos gastado menos de la mitad, de lo que nos costaría un vestido de marca. Uno de los espacios en los que podemos ver muchos modelos de vestidos infantiles es los catálogos de venta directa de cosméticos, que venden para el público infantil, pero aquí es muy importante conocer el talle que se muestra según la edad, y hay que tener en cuenta que si estos no tienen el color que hemos elegido, nos envían otro que por allí no nos ha gustado demasiado.

Los colores de moda, al igual que los muchos estampados, los vemos en los escaparates de alguna tienda de la ciudad, en los que preparan para determinado acontecimiento, o fiesta en la que todos nos ponemos de punta en blanco, como por ejemplo en las navidades, o en los primeros días del año, pascuas, o día del niño. Regalar vestidos, es muchas veces, una tarea muy comprometedora, porque si no conocemos el gusto de la jovencita, podemos caer en un error, así que es mejor saber de antemano qué tipo de vestidos sí le agradan y cuales no, qué talle tiene la niña, y qué tipo de diseños, son los que la hacen sentir bien. Es importante que si tenemos que salir de compras con nuestra hija, para adquirir el vestido, será mejor que ya sepa antes qué es lo que desea, y cuál no es de su agrado, así perderemos menos tiempo y salimos en la búsqueda de solo lo que nos interesa.