articulos de bebes navegacion
 
 
canguros para bebes
Recomendar Compartir
 

Canguros para bebes

Las madres hacemos lo imposible para que nuestros hijos estén cómodos, sobre todo cuando son bebes. Son muchas las salidas durante el primer tiempo de nuestro hijo; al médico, a pasear, y cuando necesitamos hacer nuestras diligencias, es por ello que se hacen necesarios una serie de elementos fundamentales para que los podamos llevar cómodamente.

En esta oportunidad nos dispondremos a tocar el tema de los canguros para bebes, que son sumamente prácticos en cuanto nos ayudan en la tarea de cargarlos cómodamente dejando nuestras manos libres para otras actividades, como por ejemplo llevar un bolso en una mano, y otro niño en la otra cuando se trata de dos o más hijos. La cuestión que tenemos que convertirnos en supermujeres para llevar a nuestros hijos por la calle, sobretodo cuando no contamos con un coche para bebes, o al lugar a donde nos dirijamos nos resulta muy incómodo tenerlo.


Para madres y padres

En cuestión de canguros para bebes, hay de todo y el mercado nos ofrece los de telas para verano o para invierno, cerrados y más abiertos, de telas impermeables o de telas antialérgicas, chicos medianos y grandes, es decir un abanico enorme de posibilidades que tenemos para elegir. Una de las cosas que hoy son tenidas en cuenta es que estos canguros son muy vendidos, porque ya no son privativos para el uso de las mamás, sino que además los padres los usan con orgullo de llevar en su parte delantera a su hijo, aunque muchos se lo colocan en la espalda, pero no es conveniente, porque a decir verdad se pierde de vista al niño, y esa no es la idea. Son muy ventajosos para hacer viajes largos en transportes públicos, o caminando, ya que de esta forma la madre tiene sus manos libre para poder llevar otros elementos, o sentirse más libres.

Cuando pensamos en la compra de un cangurito para el niño, hay que saber que los de buena marca no se deshilachan, por ende duran más, el bebe estará más cómodo, porque están confeccionados con telas mullidas para el confort del niño, sin apretujamientos innecesarios, y sobre todo que no les falte el aire. Estos elementos se usan desde hace más de veinte años, pero en la actualidad se fueron perfeccionando en su estructura haciéndolos más cómodos y pensando en las dos cosas, la comodidad de la madre por un lado, y el confort del niño, por el otro. Las telas son lavables, y antimanchas, suaves a la vez, se adaptan perfectamente al cuerpo de la mamá, y a sus requerimientos, seguros y delicados, para no lastimar ninguna parte del bebe, sobre todo cuando es muy chiquito.


Un accesorio cómodo y útil

El primer año del niño suele ser el más importante porque es el período de adaptación entre la madre y el niño, a sus horas de sueño, de paseos, de higiene y de salidas, pero para ello la madre debe contar con los elementos necesarios para que la tarea sea llevadera, y cómoda, y una cosa más que importante, no alejarse demasiado del niño sobre todo cuando no pasó la primera etapa, de cero a seis meses, es por ello que se han inventado los canguros para bebes, que mantienen al niño cerca del calor de mamá, otorgándole la seguridad que él necesita. Este tipo de artículos se hacen necesarios cuando llega el momento de las primeras salidas, por ello cuando necesitamos comprar uno de ellos, hay que verificar en primer lugar la seguridad, es decir que las telas no sofoquen al bebe, que sean cómodas y fáciles de enganchar, para que en segundos los podamos acomodar en la parte de adelante. Hay realmente muchos modelos súper prácticos, pero para cada caso, se elegirá el que más se amolde.

El peso del niño no debe sobrepasar los diez kilos, porque con más peso, podemos arruinarnos la espalda, por eso no son convenientes después del año, que es el momento en el que el niño ya tiene más de diez u once kilos de peso. Deben estos canguros para bebes, ser cómodos y ser del gusto de la madre que es quien los portará. Siempre será conveniente la consulta al pediatra para el uso de ellos, ya que como sabemos el niño hasta los dos meses, no controlan los movimientos de la cabeza, el cuello en esa etapa es muy débil, así que hay que tener cuidado con eso, porque al ejercer presión, el bebe puede asfixiarse, en pocos segundos. Es verdad que los niños de más de tres o cuatro meses, son los que más los disfrutan porque ya tienen control de su cuerpo y les agrada dar paseos por el parque con su mamá portándolos de esa cómoda manera, sobre todo en el invierno que necesitan más calor, pudiendo visualizar el mundo desde la altura de su mamá, sintiéndose protegidos al cien por cien.